Historia del lienzo de la Virgen Peregrina de Guadalupe

HISTORIA DEL LIENZO DE GUADALUPE

Cabe hacer mención aquí que el pueblo (la cabecera) de Santa María del Río está (dividido) en dos pueblos: el Pueblo de Arriba y el Pueblo de Abajo, sólo una calle los “divide” (Porfirio Diaz). Esta división “solo existe en la mente de los pobladores más antiguos de la población”; aunque para todos los asuntos religiosos si tengan sus encargados propios y distintos.

El origen de esta división se remonta a los mismos tiempos de la fundación de Santa María del Río, que como ya vios anteriormente se fundó con 40 familias chichimecas, antepasados de los vecinos del Pueblo de Arriba y 40 familiVirgen Peregrina de Guadalupeas otomíes, antepasados de los del Pueblo de Abajo.

La devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe nació cuando un vecino de Santa María del Rio llamado Silvestre Rivera (Viudo de 60 años) quien en el año 1771 caminaba por el Arroyo del Carrizal, donde actualmente se encuentr el llamado “Santuario de las Torrecitas”, que por aquel entonces estba dentro del territorio de la Parroquia de Santa María del Río (ahora pertenece a la Parroquia de San José Alburquerque), caminaba y como lo narran los documentos que existen sobre este asunto, “y vió en una peña del mismo arroyo una imágen bosquejada a especie de humo y figura de Guadalupe”, (son palabras del mismo Silvestre Rivera).

Esta imagen es la misma que actualmente se venera en el Santuario de las Torrecitas. Pronto corrió la voz del prodigio y la gente sencilla comenzó a venerar devotamente aquella imagen. En la actualidad la devoció a esta imagen de la Virgen de Guadalupe más o menos es como narra el Sr. Cura de Santa María del Rio el año de 1799, Don Manuel Faustino Camino: “Un cuadro de regulares dimensiones de la misma virgen de Guadalupe recorre toda la parroquia, y no bastas los 365 días y las 365 noches del año para visitar a aquellos que la reciben en su casa”.

Esta imagen es llamada por todos “La Peregrina”, y le tienen un amor y adhesión que manifestan bien en la constancia con que la siguen por todas partes. La casa donde se recibe la visita es frecuentada de día y de noche por todos los vecinos si es en un rancho, y si es en un puelbo siempre acompañada de muchos feligreses, que ora rezan, ora cantan, pero siempre con el fervor y devoción profunda que les inspira su venerada “Peregrina”.

A Santa María del Rio hace sus visitas durante todo el mes de octubre; el día 3 de noviembre llega al Templo Parrouial a las 4 o 5 de la mañana, acompañada de buen número de fieles, y después de colocada en un altar preparado de antemano, se cant la primera misa de un solemne novenario que se le hace.

El día 13 de noviembre sigue sus visitas hasta los primeros días de diciembre en que toma el camino de su Santuario de Torrecitas… “Y refiriendose a los cultos del año en curso dice el Sr. Cura en una carta reciente (1799) lo siguientes: “Ahora tenemos aquí a la Peregrina”.El día 3 (de noviembre) en la madrugada entró en procesión, acompañada de cerca de 600 fieles, con velas encendidas, banda de música, repiques a vuelo y salvas de cohetes, cámaras y granadas. La recibí en la puerta de la Iglesia (Templo Parroquial) y empezó el solemne novenario… Después de misa la llevan a la casa donde corresponde la visita, y allí en la noche y con gran concurso de fieles se reza el Santo Rosario con misterios cantados, la novena y las salve, y ésto todos los días”.

En la capilla de la Hacienda de Badillo se celebra el Santo Sacrificio el día 11, y sale de ahí “La Peregrina” para llegar al atardecer a Torrecitas, donde ya la esperan millares de fieles (esto es en el mes de diciembre)….

FUENTE:
Rafael Montejano y Aguiñaga
Santa María de Guadalupe en San Luis Potosí.
Ediciones Paulinas, 1a. Edición, 1982

Acerca de César

Me dedico a hacer felices a la PyME's!
Esta entrada fue publicada en Nuestra Asociación. Guarda el enlace permanente.